domingo, 18 de enero de 2015

EL SALVADOR


El Salvador es eminentemente volcánico, está atravesada por una cadena de volcanes, llamada “El Cinturón de Fuego” hay unas 25 formaciones volcánicas que presentan pequeños y grandes cráteres, los más grandes son: El Izalco, de 1.885 m. que se puede ver desde El Cerro Verde, el de Santa Ana, es el más alto tiene 2.365 m.,el Chichontepec de 2.172 m. y el volcán San Miguel de 2.153 m.






Junto con mi amiga Ana, preparamos este interesante viaje. Salíamos en Bus desde Nicaragua  a las 7,45 de la mañana y llegamos a las nueve de la noche a la terminal de San Salvador, el viaje se hizo largo a causa de la lentitud en pasar las aduanas de Honduras y El Salvador.




Mucho antes de llegar a la capital ya se podía ver el volcán Chaparrastique conocido como de San Miguel, por estar cerca de esta población. Es uno de los volcanes más activos del país, y durante varios días estuvo lanzando columnas de humo y cenizas, la erupción empezó el día 29 de diciembre del 2013 generando alarma entre la población pues hubo que evacuar a más de 500 personas.
Cuando pasamos aun se podía ver el humo que expulsaba , dejando el cielo con una densa capa de humo y cenizas.
Después de dormir en el hotel que tiene la propia compañía del bus. Nos desplazamos hacia San Martín, donde recorrimos el mercado y tomamos un autobús, que nos llevaría a la bonita población de Suchitoto.














Suchitoto en lengua Nahuat significa “Ciudad del pájaro flor”está a 47 Km. de San Salvador, es un precioso pueblo colonial,  con calles empedradas, casas de estilo colonial y donde se disfruta de una gran tranquilidad, la plaza está adornada con una fuente central y la magnífica iglesia de Santa Lucía con soportales de madera que embellecen los alrededores de la plaza. Aun conserva esa mágica calma de los tiempos pasados, de estrechas calles empedradas , casas de adobe, techos de tejas y balcones con bonitos forjados.

Aquí la guerra Salvadoreña (1980-1992) convirtió la ciudad en un pueblo fantasma, por la cantidad de ataques lanzados sobre su población.
Esta ciudad ha sido habitada desde la época precolombina y en este lugar fue donde se fundó la villa de San Salvador en 1528, pero tuvo una breve existencia.
En 1973 se construyó la Central Hidroeléctrica Cerrón Grande, sobre el cauce del Río Lempa, lo que originó el lago de Suchitlan.

Visitamos: El Centro de arte para la Paz, Museo de la Moneda, y Casa Museo de Cotto. El impulso del turismo de este precioso pueblo se debe al músico,escritor y director de cine salvadoreño Alejandro Cotto.
Merece destacar el hostal que muy amablemente nos recomendaron en la Oficina de Turismo.
El Hostal La Luna, es una casa construida hace más de 60 años, y con un interesante pasado. Hoy esta casa ha sido remodelada y es parte del patrimonio colonial del conjunto histórico de interés cultural de Suchitoto, es tranquilo y con una bonita terraza con vista a las cúpulas de la iglesia y una buena atención, los precios son muy asequibles.
El lugar era para estar más días ,pero nosotras aun teníamos mucho que recorrer por este interesante país.









En un extremo de Suchitoto se encuentra el Lago Suchitlan, con unas hermosas vistas.

  Tomamos una lancha para acercarnos a la isla de los pájaros, el lago sirve de hogar a muchas aves migratorias.

  Después de comer, tomamos un ferry para cruzar el lago hasta la bonita villa de San Francisco Lempa.















Dejamos  Suchitoto y regresamos en autobús a la población de Apopa, donde  contratamos una furgoneta con chofer, (un joven llamado Josué) con él íbamos a recorrer durante tres días las zonas más lejanas y montañosas de El Salvador.

Ya con el vehículo nos acercamos a La Joya de Cerén, conocido también como “La Pompeya Salvadoreña,” está a 25 km. de la capital , al igual que en Pompeya, hace unos 1.400 años, se produjo la erupción del volcán Laguna Caldera que sepultó un asentamiento maya .
Es el yacimiento más importante de Latinoamerica , se trata de un conjunto de casas donde moraron artesanos y campesinos. Es muy importante para saber cómo era la vida cotidiana en el mundo prehispánico. Aquí no hubieron muertos, al parecer antes de la erupción tuvieron tiempo de marchar.








Ruinas Mayas de San Andrés la zona arqueológica está a unos 36 km. de San Salvador, se trata de restos precolombinos que formaron un centro ceremonial-administrativo esparcido a lo ancho de 3 km2.
El área central tiene dos grandes plazas y un patio más pequeño. La estructura principal tiene 22 m. de altura y destacan también cuatro plataformas de unos 15 m., entre el resto de estructuras se encuentra una pequeña pirámide con dos terrazas que tiene 18m. La plaza principal data entre el 700 y 1.000 d.C. Lo descubierto ha servido para esclarecer la historia prehispánica salvadoreña.











El Lago Coatepeque, se encuentra en un bonito paraje cerca del volcán Cerro Verde a 762 m de altura y a unos 55 km. de San Salvador.
 Hace unos 35.000 años el cráter entró en erupción, luego se fue llenando de agua formándose lo que hoy es el maravilloso lago . En él se puede pescar, navegar en lancha y bucear, resulta insólito poder bucear dentro de un cráter volcánico.
 Por un estrecho camino de tierra recorrimos un buen tramo disfrutando de unas vistas preciosas del lago con tonos azules y verdosos.
En tan bonito paisaje descansamos y tomamos un pequeño refrigerio en el embarcadero para seguir nuestra ruta hacia Cerro Verde y el Complejo de los Volcanes.







Parque Nacional Cerro Verde, se encuentra en la cordillera de Apaneca, tiene 2.030 m. de altura y está cubierto por un espeso bosque nebuloso, con una flora exuberante. 
Hay varios miradores desde donde se puede disfrutar de una espléndida vista del lago Coatepeque y el Complejo de Volcanes .
Paseamos por los senderos y desde los miradores disfrutamos del Complejo de Volcanes que alberga los tres grandes colosos : el Santa Ana, Cerro Verde y el Izalco que en los años 1957 y 1966 estuvo encendido y por este motivo los marineros podían verlo, hasta el punto que le han apodado “El Faro del Pacífico”.
La tarde iba cayendo y tuvimos que ir descendiendo sin poder subir al volcán Izalco, a pesar de que hay un sendero por donde se puede ascender un tramo del volcán.












Santa Ana es la segunda capital del país está a 65 km. de la capital, tiene como un telón de fondo, el volcán Santa Ana, de 2.365m (el más alto del país).
Los orígenes de esta ciudad se remontan a comienzos del siglo XVIII, pero fue en los años 1900 cuando gracias a los dineros procedentes de las haciendas cafeteras, creció: se levantó su magnífico teatro y la suntuosa catedral, así como gran cantidad de casas coloniales.
En la década de los años 1980 Santa Ana se vio afectada por la Guerra Civil del Salvador, pero con los acuerdos de Paz de Chapultepec en 1992 se puso fin a 12 años de guerra, entonces la ciudad experimentó un aumento de su población debido a la emigración de los campesinos de las áreas rurales hacia la ciudad por lo que se construyeron nuevas colonias.

La plaza de la Libertad es el centro neurálgico de la ciudad , en el centro se alza una pequeña estatua de la Libertad. La plaza está rodeada de las principales estructuras de la ciudad:
La Catedral de Santa Ana , es de estilo neogótico , la primera piedra se puso en 1905,
El Palacio Municipal que data del 1873 .
El Teatro Nacional de Santa Ana situado al lado de la catedral es una pequeña joya de la arquitectura santaneca, la primera piedra se puso el 1902 pero no se inauguró hasta el 1910.
 Es una ciudad próspera y de gran actividad y con una animada vida nocturna .
De esta ciudad guardo un gran recuerdo pues pasamos la noche en casa de unos familiares del chófer quienes nos dispensaron una gran acogida, nos invitaron a cenar en un restaurante las tradicionales "pupusas" acompañadas de una rica cerveza .Pasamos una agradable velada con toda la familia bailando los ritmos del país.







A la mañana siguiente nos desplazamos hacia las Ruinas de Tazumal 
Corresponden a distintas fases de construcción, entre el 1500 a.C. y el 900 d.C..
 Lo más llamativo son los famosos templos de pirámides truncadas.
 De momento se han excavado cinco centros ceremoniales y los arqueólogos han visto claras influencias mayas, teotihuacanas y toltecas.








En ruta hacia el norte, disfrutamos de unas bonitas vistas del Lago Güija,
cuyas aguas están compartidas con Guatemala.

Al llegar a la ciudad de Matapan tomamos un desvío y  por un estrecho y empinado camino llegamos a la entrada del ParqueNacional Montecristo. Fue la la primera área protegida de El Salvador, es un hermoso lugar con árboles de más de 30 m. de altura el bosque es nuboso con abundante flora y fauna propias del lugar.

En el punto más alto se encuentra  el Trifinio, de 2.418 m. de altura y donde convergen : Honduras, Guatemala y El Salvador.

Cerca de la salida se encuentra el Casco Colonial con la Hacienda San José y el Centro de Interpretación, donde se exhibe la história y cultura de Montecristo.












Iniciamos el regreso y en la ciudad de Matapán, cogimos un desvío a la izquierda. Parecía una carretera secundaria, pero resultó un camino infernal de piedras y curvas, que el chofer fue salvando como pudo. La noche iba cayendo y aquel camino no se acababa nunca, en plena oscuridad imponía andar por aquellos parajes tan solitarios, pues tan solo encontramos un batallón de soldados que patrullaban por aquellas montañas, ya que el camino es fronterizo con Honduras.

Una vez alcanzada la frontera El Poy, ya se pudo coger la carretera general que discurre por el departamento de Chalatenango y en el pintoresco pueblo de La Palma, encontramos alojamiento en el hotel La Palma, regentado por un señor muy amable con quien estuvimos compartiendo experiencias de su estancia en España.
La Palma está reconocida mundialmente por su rica artesanía, con un estilo único donde resaltan los vivos colores ricos en luz y colorido y con imágenes de la vida cotidiana .
Este arte fue introducido por el famoso pintor Fernando Llort.












A la mañana siguiente, nos desplazamos hasta la cercana aldea de San Ignacio para desde allí iniciar la subida al Cerro El Pital, este es el pico mas alto de El Salvador con 2.730 m. de altura. El clima es frío entre 10 y 12 grados pero por la noche puede llegar a 2 o 3 grados. Está declarado como Área Natural Protegida. El nombre de Pital es de origen indígena y obedece al recuerdo del indio Pitayó o Pitaló que durante la época de 1664 fue cacique distinguido de esta zona.

Los primeros 13 km. de San Ignacio hasta Río Chiquito el camino está pavimentado y aunque tiene un gran desnivel, que poco a poco fuimos subiendo, haciendo algunas paradas pues el motor de nuestra furgoneta no era muy potente,
 De Río Chiquito hasta el Cerro El Pital el camino es de tierra y la pendiente muy acusada por lo que es muy difícil subir si no se lleva un vehículo de doble tracción.
A unos 5 km para llegar a la cumbre el coche se nos paró y nos encontramos sin saber como llegar a la cima , pero tuvimos la inmensa fortuna que pasara por allí un conocido de nuestro chófer, que muy amablemente nos invitó a subir a su vehículo ( un pickup de doble tracción) este señor es el ingeniero técnico agrario encargado de la Oficina del Ministerio de Agricultura de toda aquella zona, persona muy conocida por todos los campesinos de la zona, pues les gestiona y ayuda en la adquisición de grandes invernaderos y también a mejorar los sistemas de cultivos de hortalizas.
Nos acompañó a visitar los invernaderos de una familia campesina, gente muy sencilla y amable, con quien estuvimos hablando sobre el beneficio que habían conseguido desde que el gobierno les ha facilitado semillas mejoradas y material para los invernaderos, donde recogen hasta 10 cosechas de hortalizas al año . 

Al ver el interés que teníamos por el tema se ofreció muy amablemente a acompañarnos con su vehículo para que conociéramos toda aquella zona. Pasamos por los poblados de Las Pilas y Los Planes, pudimos disfrutar de una bonita casca del río Sumpul y de preciosas vistas con los volcanes como telón de fondo.
Fue un recorrido fantástico pues nos fue explicando las mejoras agrarias de aquellas comunidades rurales.

Es una zona de niebla y frío,pero nosotros tuvimos mucha suerte pues nos hizo un día claro y soleado que incluso permitía observar pueblos de la cercana Honduras
.
El Pital está poblado de cipreses, pinos, ocotes , helechos de bosque nebuloso. En este fantástico paraje el tiempo parece detenerse.


Nos despedimos del amable ingeniero de agricultura , pues de no haber sido por él, nuestra excursión a El Pital no hubiera sido posible.
.Comimos en un bonito restaurante de la zona y seguidamente iniciábamos el descenso por una pronunciada bajada, que nos hacía temer por los frenos de la furgoneta, pero gracias a Dios todo fue muy bien y finalmente llegábamos a ciudad de La Palma y desde allí cogimos la carretera general y después de cruzar la capital de San Salvador iniciábamos el camino hacia las playas del Pacífico .




















Bien entrada la noche llegábamos a las playas del Pacífico, en el pueblo  de Costa de Sol, buscamos alojamiento y nos despedimos del chófer.

Por la mañana nos levantamos pronto para disfrutar de la salida del sol en el Océano Pacífico. Nos encontrábamos en un poblado de pescadores y fue interesante ver como iban llegando las barcas con gran cantidad de : langostas, langostinos y otros peces , algunos exóticos , que yo no conocía.















Decidimos trasladarnos a El Puerto La Libertad, así que cogimos un bus y a la hora de comer llegábamos.
El Puerto de La Libertad, se fundó en 1824 y alcanzó el rango de ciudad en 1957 . Ya tenia importancia portuaria en el siglo XVIII, en este puerto atracó el primer barco a vapor en el siglo XIX en El Salvador.

Encontramos alojamiento, en un hotel cerca del paseo del mar, con una pequeña piscina y una buena atención, pero por la noche se giró un fuerte viento  y el sonido de las olas era tan intenso que daba la sensación que llegaba un sunami.

El Puerto de La Libertad tiene un bonito paseo marítimo, donde al atardecer pudimos disfrutar de una preciosa puesta de sol y a la vez, en el otro extremo de la bahía , una fantástica luna llena, grande y rojiza que iba saliendo por detrás de las montañas. No olvidaré tan bonito paisaje sobre el Océano Pacífico.

Al día siguiente recorrimos el paseo marítimo, donde los pescadores ponían a secar el pescado sobre las rocas. En el malecón hay un moderno complejo turístico y un anfiteatro .
Es interesante el edificio de la Aduana Marítima y el muelle de hierro que se construyó el 1869 para poder transportar el añil y el café que se producían en la zona.

Me llamó la atención ver como se produce el desembarco de las barcas ; con una enorme grúa suben la embarcación que queda suspendida en el aire unos metros hasta llegar a la superficie del muelle donde queda varada encima del puente de hierro.

El muelle es un lugar de gran actividad donde hay un pequeño mercado de artesanía y seguidamente las barcas de los pescadores que ofrecen todo tipo de pescados y mariscos y el espectáculo de los jóvenes lanzándose en picado desde lo alto del muelle sobre las enormes olas que hacen las delicias de todos los curiosos que se encuentran en lo alto del muelle
.
Los salvadoreños vienen aquí a tomar pescado y marisco fresco y a practicar surf, en las bravas aguas del Océano Pacífico.

Es una ciudad bonita para estar mas días, pero nosotras aun teníamos mucho por recorrer, así que cogimos el bus hasta San Salvador. 



















No hay comentarios:

Publicar un comentario